B7JAeZiIYAAWi6M

Luis Martin Cabiedes ha realizado una ponencia rápida y muy didáctica en Smart Money, el evento que está teniendo lugar hoy (12 de Enero) en el CaixaForum de Madrid.

Te la resumo:

Ahora los emprendedores eligen a los inversores. Se lo pueden permitir y deben hacerlo.

¿Qué tipos de inversores hay?
Los buenos y los malos. Los malos son los que estorban.
No todos los inversores son iguales. Cada inversor es de su padre y de su madre y tienen sus manías. A unos les gusta el producto a otros otras cosas.
Por eso si eres emprendedor debes adaptarte.

¿Los buenos qué deben hacer?

Hay dos posibilidades para la función del inversor:
a) Llevar el negocio. Esto mejor que no se produzca…Lo normal es que el emprendedor sepa más que el inversor sobre cómo llevar el negocio. Si no, malo, malo…
b) Maximizar el valor de vuestras acciones, que es la función verdadera del inversor.

Efectivamente, la correcta es la opción b).

¿Qué debe tener el proyecto para ser invertible?
¿Debe tener buenas proyeciones económicas? Las proyecciones no interesan demasiado. Sobretodo en las primeras reuniones. Nadie tiene una bola de cristal. Pero se puede hacer una evaluación racional de una oportunidad sin hacer una evaluación numérica.

Para ser invertible debe cumplir el Modelo del profesor Rob Johnson.

Modelo de los seis criterios:
Lo primero que sea un proyecto VIABLE:
1.- Mercado: claro, definido y existente. No importa tanto el tamaño.
Un mercado no es algo abstracto. No es una demanda, una necesidad. No es “jóvenes entre 25 y 35, deportistas”.
Un mercado se parece a un listín telefonico: nombres, teléfonos y -si puede ser- cuenta corriente. Esa tabla o listín es un mercado.

Para ser invertible la startup debe pasar la “Prueba de las 10 facturas”: El emprendedor debe decirme las 10 primeras facturas: los 10 primeros tíos con ojos, cara, orejas, con nombres y apellidos, direcciones postales e importe. Si no, no tienes mercado.

2.- Ventaja competitiva: Va a haber competiencia seguro.
Si el emprendedor dice que no tiene competencia es que o no se entera o no hay demanda. Malo y malo.
La competencia realmente no sólo son tus competidores directos:
“Compites con todo tío que quiere sacar el mismo euro de la misma cartera que tú”. El dinero ue te van a dar a ti, a quien se lo estás quitando.

Consejo para emprendedores: Copia a tu competencia y mejora.
Por ejemplo en Trovit tardan en copiarles unas 6 horas, así que copiar está permitido y ¡recomendado!
“Copiad, copiad, copiad. Copiad sin piedad. Copiad como si no hubiera inferno! Copiadlo todo! Y una vez copiado, luego mejorar la idea y la ejecución.”
El emprendedor debe ser capaz de crear la VENTAJA COMPETITIVA de forma clara.

Lo segundo que sea un proyecto FACTIBLE:
3.- Necesitas un equipo: Una oportunidad grande necesita 4 ó 5 personas fulltime. Comprometidos. Deben ser tener competencias diversas: marketing, tecnología, finanzas…
Debe haber un EMPRESARIO dentro del equipo: Un empresario es alguien que sabe contratar, motivar, despedir, sabe cómo funciona un balance… Él deberá hablar con los inversores.

4.- El Timing: La necesidad cubierta por dicha startup debe ser una necesidad AHORA. El problema no suele ser llegar tardea una idea, suele ser ver por qué no es demasiado pronto para esa idea (¿Qué cambios ha habido en el entorno, mercado para que ahora sea necesaria?).

Hasta aquí es el deber del emprendedor. Realmente, la felicidad para el emprendedor es que no necesites inversores.

Al inversor le interesan muchos estos dos últimos puntos:

5.- Que sea ESCALABLE:
Los inversores funcionamos con medias. Del 100% de todas las empresas, el 70%-80% no duran 10 años.
Escalable es algo que puede crecer con rapidez. El inversor necesita ganar dinero con el 20%-30% de sus inversiones (porque el resto son empresas que fracasan).
Por eso, con las que gana, tiene que ganar mucho. Con esas pocas participadas en las que gano, tengo que multiplicar x10 lo que invertí en 5 años.

6.- Que se vea un EXIT: Clara estrategia de salida del proyecto.
Para los inversores es una carrera de relevo. Para el emprendedor es una marathon.
Una estrategia de exit no es poner que vais a vender a Telefonica o a Google.

El exit es el camino a la caja.
El dinero que metió el inversor, fue caja. Si genera caja, entonces ya se puede considerar un exit (dividendos…). No solamente es un exit cuando se vende la empresa.
El emprendedor sabe cómo crear valor y traducirlos en ingresos (monetización) y a su vez traducirlo en beneficios: territorio de la Cuenta de Resultados.
Pero los beneficios no te los puedes llevar a casa. Sólo te puedes llevar la caja (es el territorio del Balance).

El inversor necesita un tío que le explique el camino a la caja, aunque esto no se produzca el primer día o en unos años (por eso necesitas el empresario del punto 3).