1qMN4aV

Artículo originalmente publicado en Medium.

Por qué fracasan los países es un gran libro que trata de explicar las desigualdades en el mundo.

Aunque el libro es algo extenso, Acemoglu (MIT) y Robinson (Harvard) te explican cuáles son las claves para el éxito de una nación o ciudad. Botswana es un buen ejemplo pues es el país de más rápido crecimiento en el mundo, mientras otros como el Congo o Korea del Sur están enterrados bajo una capa de pobreza y violencia.

¿Cuáles son las claves para que una nación tenga éxito?

La primera clave es que la prosperidad sostenida a lo largo del tiempo sólo es posible cuando las instituciones políticas y económicas son inclusivas, no extractivas.
La gran mayoría de países han llegado a ser ricos porque en algún momento sus ciudadanos frenaron a las élites que controlaban el poder y crearon una sociedad donde los derechos políticos fueran más ampliamente distribuidos, donde el gobierno sea más controlable y atento a sus ciudadanos y donde la gran mayoría de las personas puedan beneficiarse de las oportunidades económicas.

La segunda clave es que las instituciones políticas controlen a las económicas. Por ello las instituciones políticas son clave en el desarrollo de un país.

Uno de los principales problemas de muchas instituciones es que los que están en el poder tienen “miedo de la destrucción creativa”, al cambio, a la innovación. Piensan que el efecto disruptivo de la innovación y el capitalismo van a mermar su poder.
Normalmente los intereses de las elites son opuestos al desarrollo a largo plazo del país. En muchos casos, incluso cuando los oligarcas son retirados de su poder por el pueblo, los revolucionarios —como en rebelión en la granja— se vuelven a parecer a los recién retirados oligarcas.
Cuando se da una combinación de buenas instituciones y un liderazgo inspirado conduce a una élite que sí que acepta la destrucción creativa (innovación, cambio) , entonces puede ocurrir una mejora sustancial del país.

Además, pequeñas diferencias en las condiciones iniciales de algunos eventos pueden causar un “giro institucional” que cambie el país cuando éste se encuentra con “contextos críticos” (por ejemplo la Peste Negra en Europa en el sigo XIV, la cual mató a la gran mayoría de campesinos, transformó economías).

¿Efecto Fractal?
Hay algo de fractal en estas claves para el éxito de los países.

Lo que funciona para una nación entera, funciona para una industria o una tecnología como la Web y también para una empresa, un departamento e incluso una persona.

Piensa en Internet tal y como lo conocemos. Hay tanta libertad comercial ahora mismo. Puedes acceder a todo el mercado mundial desde una simple Web. Vender directamente a los clientes e interactuar con ellos. Aprender. Hacer grandes cosas sin capital prácticamente…

Pero, por supuesto, como ocurre con los países, después del esplendor de Internet, empiezan a apareces algunas fuerzas y élites las cuales trabajan para controlar esa libertad a su favor: Patentes, Neutralidad de la Red, Marketplaces, Censura…

Piensa en una empresa o departamento.
También son una “sociedad” y, como los países, se aplican las mismas reglas: La élite debe ser inclusiva—no extractiva, debe regirse por políticas pensadas a largo plazo, debes aceptar y adaptarte a la “destrucción creativa”, la innovación y la competencia y hay “contextos críticos” que deben ser orientados en el camino correcto.

Por supuesto, las claves para el éxito de una persona no son muy diferentes: ser abierto, inclusivo, no extractivo, colaborar, tener propósitos a largo plazo, tener unas reglas y seguirlas, aceptar a los demás y ver sus competencias y habilidades como ago positivo, no como una amenaza y aprovechar las oportunidades que nos brinda la vida.